París con Mirla y Didier…

 

París-Tour Eiffel

Foto Marco Zouvek

Siempre resulta muy grato visitar a los amigos, pero si esos amigos viven en una ciudad como París, entonces todo resulta doblemente agradable. Hace no mucho tiempo, tuve la oportunidad de compartir un verano con mi familia en esta bella ciudad en compañía de Mirla y Didier. Mostrarles la ciudad a mis hermanos, lo majestuoso de sus edificios y palacios donde se albergan museos, catedrales, galerías, teatros y una infinidad de actividades culturales para disfrutar (cosa que no existe en nuestra Venezuela, y menos desde hace unos 15 años), fue una experiencia que los tenía sin palabras.

José Ignacio Cabrujas, un importante dramaturgo venezolano, decía que cuando visitas un país, puedes darte cuenta de lo que ha sido su pasado por el tamaño de las construcciones de sus instituciones. En España tenemos museos, catedrales, teatros y muchas edificaciones institucionales. Pero no se acercan a la grandiosidad de lo que podemos ver en París. Ese pasado que se quedó en el presente y perdura por los años, para demostrarte quienes fueron y continúan siendo hasta ahora.

París-Mirla y Didier

Foto Marco Zouvek

La hospitalidad maternal de Mirla se entremezcla a la perfección con la gentileza parisina de Didier que, orgulloso de su ciudad, no guarda nada de lo que ella te puede ofrecer, desde uno de esos cafés donde se reunían los intelectuales del mayo francés del 68, hasta un restaurant vietnamita donde puedes disfrutar el sincretismo culinario de una ciudad con muchas razas y culturas, viviendo al unísono.

En este último viaje estuve acompañado de mi esposa Cayetana y de un frío y una lluvia inclementes para un caribeño, aún así pudimos aprovechar para visitar lugares que desde hace muchos años estaban guardados en el itinerario de mi imaginación.

El cementerio de Père-Lachaise que es el más grande de París y uno de los más conocidos del mundo, por la cantidad de personajes ilustres que descansan allí sin esperar el día de la resurrección, porque ya, desde antes de morir, pertenecían a la inmortalidad.

Tener la oportunidad de visitar la tumba de Jim Morrison, Oscar Wilde, Édith Piaf, Frédéric Chopin, Honoré de Balzac, Marcel Proust, Modigliani, Apollinaire, Miguel Angel Asturias, Molière, Isadora Duncan, Bizet, Georges Méliés y tantos otros, que de alguna manera modelaron algunas ideas que rondan en mi cabeza, lo considero una deuda saldada con mi destino.

París-Cementerio de Père-Lachaise

Foto Marco Zouvek

Me tope con la literatura de Julio Cortázar en mi adolescencia. Desde entonces siempre me han acompañado sus libros en las diferentes etapas de mi vida de cronopio. Estar en París, la ciudad que lo enamoró y prácticamente se adueñó de él de forma compartida con su Buenos Aires, de esa manera que él tenía de escribir, pienso que habría sido un desperdicio partir de allí sin antes visitar algunos de los lugares por los que solía pasearse.

París. Rue Martel, 4

Foto Marco Zouvek 

Por último, en la capital francesa tenía que terminar una etapa de la investigación que desde hace más de cuatro años me tiene en una cautiva fascinación. El trabajo de documentación sobre la historia de uno de los últimos libros de la República Española, España en el corazón de Pablo Neruda (en publicaciones anteriores en este blog ya he escrito sobre este proyecto).

La sede Francois Miterrand de la Biblioteca Nacional de Francia conserva en sus archivos el único ejemplar de la primera edición francesa de España en el corazón que se puede consultar.  L’Espagne au coeur fue publicado por Ediciones Denoël en París el 30 de julio de 1938, para la Collection de  l’Association Internacionale des Éscrivains pour la Défense de la Culture,  traducido por Louis Parot y con un prólogo de Louis Aragon cargado de imágenes de gran fuerza poética, donde escribe sobre Neruda una opinión altamente consagratoria al declararlo como «uno de los más grandes poetas vivos del mundo entero».

L'Espagne au Coeur de Pablo Neruda traducido por Louis Parot

Foto Marco Zouvek

España en el Corazón es uno de los libros más raros que existen. La historia de este libro está envuelta entre la ficción y la realidad, entre el mito y la historia. Este libro único, que conserva la Biblioteca Francois Mitterrand (después de las ediciones que realizara en Chile publicaciones Ercilla en el año 1937 y 38), representa la primera reproducción en Europa de estos versos de Neruda y la primera vez que su obra era traducida al francés. Cuatro meses más tarde de la publicación de esta traducción en París del año 38, Manuel Altolaguirre iniciaría el mito al editar en el Monasterio de Montserrat dos publicaciones: una en noviembre del 38, de la que solo se conocen seis ejemplares en todo el mundo y otra en enero del 39, de la cual muy poco se tenía conocimiento y de cuya edición únicamente ha sobrevivido un ejemplar.

Del tiraje de la traducción francesa de Louis Parot solo se editaron 31 ejemplares, de los cuales salieron a la venta 25 y únicamente seis pasaron a una especie de reserva, numerados del I al VI. El ejemplar que conserva la Biblioteca Francois Mitterrand, no posee ninguna numeración. Una nota más que se suma a la larga lista de curiosidades y misterios que envuelven la historia de este libro.

Colofón L'Espagne au Coeur de Pablo Neruda

Foto Marco Zouvek

En 2004 la Casa Durán Subastas de Arte española subastó un lote de cartas manuscritas de Pablo Neruda junto a uno de los 31 ejemplares numerados de la edición francesa del 38 traducida por Louis Parot, según el artículo publicado por El Universal el 25 de enero de 2004.

 

Los libros perdidos de la República Española…

Creo que pocos libros, en la historia extraña de tantos libros, hayan tenido tan curiosa gestación y destino.”

 Pablo Neruda

IMG_4147

Foto: Marco Zouvek ©

En el año 1934 el poeta chileno Pablo Neruda llega a España para ocupar un cargo diplomático de la embajada de su país. Una vez instalado en Madrid se relaciona rápidamente con los poetas de la generación del 27: Federico García Lorca, Rafael Alberti, Miguel Hernández, Manuel Altolaguirre, José Bergamín, Luis Cernuda, y Vicente Aleixandre, entre otros.

La amistad que lo relaciona con estos intelectuales y los acontecimientos históricos que ocurrirían después, lo llevan a situarse dentro de un contexto ideológico y social al cual ningún poeta de la época era ajeno en ese momento. Las vivencias históricas, su participación en la España Republicana, su adhesión al partido comunista, el asesinato de Lorca y la muerte en prisión de Miguel Hernández, producen un cambio transcendental en su poesía y su manera de pensar.

Neruda mantuvo una activa participación dentro de los círculos literarios en la España de la República. En 1935 publica Residencia en la tierra, con el apoyo de José Bergamín. En febrero se instala definitivamente en Madrid como cónsul adjunto de la Embajada de Chile, y en ese mismo año, por iniciativa de Manuel Altolaguirre y Concha Méndez, dirige la revista literaria Caballo verde para la poesía, llegando a publicar cinco números. A finales de 1936 Pablo Neruda es destituido de su cargo consular en Madrid debido a haber participado en la defensa de la República, y se traslada a París.

En el verano de 1937, Neruda organiza junto a otros poetas desde París el II Congreso Internacional de Escritores y Poetas Para La Defensa De La Cultura, que se celebra en Madrid, Valencia y Barcelona, en el cual consiguen reunir a personalidades como: Louis Aragon, Octavio Paz, César Vallejo, Vicente Huidobro, André Malraux, Ilya Ehrenburg, Ralph Bates, Alejo Carpentier, Nicolás Guillen, Antonio Machado, Bertolt Brecht y Rafael Alberti, entre algunos de los muchos asistentes.

Cualquier visión no simplificadora nos lleva a pensar que hubo poetas importantes en los dos bandos, pero que abrumadoramente fue la España Republicana la que contó con un exponente mayor de voces. En líneas generales, los intelectuales y los poetas permanecieron fieles a la España de la República. Y esta se abrió además a un canto europeo y americano que significa grandes voces de una época.

En el año 1939, Pablo Neruda tiene noticia de los refugiados republicanos españoles que se encuentran en campos de concentración franceses hacinados y en condiciones miserables. El poeta, que entonces se encontraba en Chile, decide embarcarse en una empresa que comprendía trasladar a cerca de 2.200 refugiados españoles desde Francia hacia Chile, contando con el auspicio del presidente chileno Pedro Aguirre Cerda, que lo nombra cónsul especial de Emigración en el país galo.

El poeta decide realizar esta hazaña humanitaria a pesar de que el viejo buque carguero francés que normalmente no llevaba a más de 20 personas fue adaptado para acomodar a los 2.200 refugiados españoles. Neruda participa activamente en la organización de la travesía del Winnipeg, para reunir a familias separadas por la guerra. El Winnipeg elevó anclas una noche del 4 de agosto del año 1939 en el puerto francés de Trompeloup.

 

winnipeg_neruda

 

Durante la Guerra Civil Española la imprenta de la Abadía de Montserrat se convierte en la “Imprenta Soldados de la República del Ejército del Este”, con Manuel Altolaguirre como su editor. Bajo su dirección, a mediados del año 1938 y comienzos del 39, se edita y se logra imprimir lo que con seguridad serían los tres últimos libros de la República: España aparta de mi ese cáliz de Cesar Vallejo; Cancionero menor para los combatientes de Emilio Prados y España en el corazón de Pablo Neruda. Sobre este libro de Neruda el mismo autor explica en sus memorias: “Creo que pocos libros, en la historia extraña de tantos libros, hayan tenido tan curiosa gestación y destino.”

Los soldados aprendieron a manejar la imprenta y cuando menos pensaban les faltó el papel debido a la escasez de esta materia prima, de modo que decidieron fabricarlo con prácticamente todo lo que pudieron conseguir en el momento. Según palabras del propio Neruda, sobre los insólitos materiales y la total inexperiencia de los fabricantes, el papel quedó muy hermoso.

Foto Marco Zouvek

Dedicatoria dirigida a Pablo Neruda y que figura en “España en el corazón” 1ª edición de 1938 (Ediciones Literarias del Comisariado Ejército del Este) Foto: Marco Zouvek ©

De la primera edición de España en el corazón dirigida por Altolaguirre en el Monasterio de Montserrat (de la que se hicieron 500 copias numeradas y que se terminó de imprimir el 7 de noviembre de 1938) solo quedan 5 ejemplares localizables en el mundo: 2 en la Biblioteca de la Universidad de Barcelona, 1 en la Biblioteca de Catalunya, 1 en la Biblioteca del Congreso de Washington-EE.UU (autografiado por el autor) y 1 en la Biblioteca Central de la Universidad de Chile. Los libros asombran por la tipografía y por los pliegos de su misteriosa manufactura.

IMG_4150

Ejemplar núm. 5 de “España en el corazón” 1ª edición de 1938 (Ediciones Literarias del Comisariado Ejército del Este) Conservado en la Biblioteca de Catalunya (Barcelona) Foto: Marco Zouvek ©

Se realizó una segunda edición de España en el corazón (la primera se repartió entre autoridades del gobierno republicano y fue necesario hacer otra tirada), esta vez de 1.500 ejemplares sin numerar, y que acabó de imprimirse el 10 de enero de 1939. Así lo cuenta en una carta el propio Manuel Altolaguirre. De esta segunda edición se encuentran dos ejemplares únicos, en el Monasterio de Montserrat. Esta es la edición mas rara, debido a que sólo se conocen estos ejemplares que me confirmaron al tenerlos en mis manos que realmente existían, algo que los estudiosos desconocían y que ahora gracias a la investigación que estoy realizando, ya se puede confirmar la existencia de estos valiosos tesoros bibliográficos encuadernados por los monjes del monasterio, cuando los encontraron en rama, Altolaguirre al parecer debido a la llegada del ejercito de Franco a Barcelona, no tuvo tiempo para encuadernar esta segunda edición.

IMG_4410 IMG_4414

Estudiando los dos ejemplares de España en el Corazón, de la segunda edición de enero del 39

Estudiando los dos ejemplares de España en el Corazón, de la segunda edición de enero del 39

Estos libros nacen prácticamente cuando muere la República y los sueños de tantos seres humanos que después perecieron en los campos de concentración. Neruda nunca más pisó el suelo de la España que tanto amó.

La historia de la edición de estos libros por Manuel Altolaguirre durante los años de la Guerra Civil 1938-39, a pocos meses que esta finalice, es una prueba de la capacidad humana que tenían estas personalidades de la Generación del 27, que en plena contienda bélica se ocupaban más de leer y de editar que de disparar.

Referente a esto, hablaba con un amigo en días pasados sobre lo literaria que fue esta guerra en el bando republicano por la cantidad de publicaciones que se editaron. En esos años de seguro y aún con todo lo de la guerra, en España se leía más, no había tanto fútbol entonces en las cabezas.

Esta crónica es un homenaje al recuerdo de unos hombres que se volcaron en la impresión de un libro desafiando a la muerte, movidos por la necesidad de la poesía y del compromiso de dos poetas, dos amigos y dos seres humanos: Pablo Neruda y Manuel Altolaguirre.

IMG_4162

Ejemplares de “España en el corazón” 1ª edición de 1938 Foto: Marco Zouvek ©

 

 

Antonio Machado, en Collioure…

«Mi corazón espera 
también, hacia la luz y hacia la vida, 
otro milagro de la primavera».

 


IMG_20130814_193458

Desde que vivo en Barcelona, siempre había querido viajar al pueblo de Collioure, en Francia. Sólo para visitar la tumba del poeta Antonio Machado, que llegó más cansado que derrotado a morir a ese pueblo de pescadores un 22 de febrero de 1939, lejos de su Sevilla natal. Sabemos donde nacemos, donde moriremos siempre será un misterio.

Me encontré con su poesía cuando rondaba los 16 años y era yo un adolescente con la cabeza llena de ideologías políticas para cambiar el mundo, al final fue el mundo quien acabo por cambiarme a mi.

Así que con mi esposa Cayetana planeamos el viaje. El trayecto sería un paseo desde Barcelona, solo teníamos que tomar un tren hasta Cerbere (que ya es territorio Francés) y desde allí otro hasta Collioure. Preparamos lo necesario para el viaje y muy temprano en la mañana nos embarcamos en el viaje hacia nuestro destino.

Cerbere

Vias de la estación de Cerbere Foto: Marco Zouvek

Varias veces he recorrido por tierra parte del sur de Francia, y he estado en Cerbere alrededor de 2 veces en 6 años. Sus playas en la estación de verano son tranquilas y despejadas de la nube de turistas que azotan la costa del Mediterráneo. Pero sucede que a veces olvido que no soy de esta parte del planeta, que soy un extranjero, que estoy aquí porque así me lo permiten a veces.

La policía de fronteras ahora más que nunca está atenta a que no se le cuelen inmigrantes sin permiso de trabajo o ilegales, como ellos les llaman. Al llegar a Cerbere nos topamos con una verdadera sorpresa cuando un grupo de policías esperaban a que bajásemos del tren para pedirnos la documentación correspondiente.

Tengo la residencia Española pero no pertenezco a la CEE (Comunidad Económica Europea), así que por no llevar el pasaporte fui detenido en la estación de Cerbere alrededor de dos horas, para tomarme los datos, declaraciones y finalmente ser devuelto a territorio Español. En general, los policías fueron muy amables, en especial cuando se enteraron de que venía a realizar un reportaje sobre el poeta Antonio Machado. Pero la vergüenza de no hacerle caso a mi esposa, pues cuando salimos de casa me recordó llevar el pasaporte y no le hice caso, que tuvo que regresar a Barcelona a buscar el dichoso documento y traerlo consigo para poder atravesar juntos la frontera, me acompañará varios años.

La pérdida de la Segunda República Española también arrastró a la fatalidad a la mayoría de sus intelectuales y poetas. Antonio Machado partió al exilio en compañía de su madre doña Ana, su hermano José Machado y su esposa Matea. Por el camino también le acompañaron otros ilustres intelectuales de la época y cientos de españoles republicanos que huían de su patria.

Collioure

Fotografía: Marco Zouvek

El grupo llegó a Collioure una tarde del 22 de enero de un riguroso invierno, encontraron albergue en el hotel Bougnol-Quintana, a la espera de una ayuda que no llegaría a tiempo, pues la tristeza y la fatiga del viaje, se llevarían a la muerte al poeta días después.

Su tumba siempre recibe visitas, siempre tiene flores, restos de poemas y el cobijo de una bandera republicana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Pablo Neruda y Gabriel García Márquez

Para celebrar este «Día del Libro», comparto esta interesante conversación que pretendían fuese una entrevista, cuando Pablo Neruda recién recibía el Premio Nobel y García Márquez bromeaba sobre el momento cuando él lo recibiría. Poesía y Novela, dos géneros literarios y dos gigantes hablando cada uno de su oficio…